Chema Sánchez, con las cataratas de Iguazú de fondo