Y si nos calmamos…

Y si nos calmamos…

Y si nos calmamos es un Artículo publicado en Diario de Ávila, el 4 de abril de 2020.

Ni con la que está cayendo, nos contenemos. Nos asomamos a esos canales a los que aún podemos acudir -hablo, sí, de las redes sociales-, y empezamos a vocear. Sin filtro. Sin cortapisas. Porque nos creemos con todos los derechos… Ningún deber, eso sí. Hay quien ha desistido ya de encender el televisor porque lo que se ve, en algunos casos, es para hacérselo mirar. Manipulación al poder, en unas cadenas; en otras, periodistas aguantando carros y carretas (¡y ni agradecido, ni pagado!) El coronavirus, me apuntaba alguien el otro día, va a sacar lo bueno de muchas personas, pero sobre todo lo malo. Vienen curvas. Pronunciadas. Pero vendrán obstáculos aún más insalvables si seguimos empeñados en mirarnos el ombligo y no hacer equipo. 

Y si nos calmamos… 1

Nos calmamos

Y digo yo: ¿Y si nos propusiéramos olvidar de una puñetera vez las dos españas, eso que alientan insensatos desde sus butacones políticos, porque es su negocio? ¿Va siendo hora, no? ¿Y si, como decía Mecano, los españolitos hacemos por una vez algo a la vez?..  Esto es, podríamos aparcar rencillas. ¿Se imaginan 47 millones de personas de acuerdo? Sería interesante convencer, especialmente, a esos a los que se les llena la boca tildando a los demás de fachas, o los que se refieren al vecino como perroflauta. ¿Y qué podemos hacer a la vez? Más allá del aplauso general y merecido, podemos arrimar el hombro. Creer. 

Es curioso qué deformada tienen la perspectiva ciertas personas, que se creen presidentes del gobierno, cuando no han pasado de la EGB. Y no por falta de intentos. 

Y si nos calmamos… 2

Twitter, la barra de bar virtual

En este momento, debemos tratar de remar todos hacia esa orilla que aún no atisbamos. Mi buen amigo Luismi Torres venía a decir hace unos días que, como están clausuradas las barras de los bares, Twitter se ha consolidado en la alternativa más efectiva para soltar bilis. Tal cual. Da vergüenza ajena leer ciertos comentarios. Es lamentable cómo gente que presume de ser respetable, es incapaz de dejar las gafas de ultra en la mesilla, para al menos intentar entender una situación que resulta inédita. Su actitud demuestra que expertos en lo suyo no serán, pero en escupir ruindad tienen cum laude.

En la red del pajarillo, que durante mucho tiempo se ha confirmado como una herramienta útil para informarnos sobre casi todo, ya hay que coger ticket porque se producen lapidaciones en masa… Si bien, vamos a quedarnos con que, en puridad, es también un espacio para rendir homenaje a los miles y miles de españoles que nos están dejando como consecuencia del COVID-19.

A mi modesto parecer, muchos más de los que dicen ahora las estadísticas, si bien, a finales de año, cuando haya que cuadrar los padrones municipales saldrá a relucir la más absoluta de las realidades. La evidencia.

Politicuchos de quinta división

El tiempo juzgará este momento histórico y podremos pedir responsabilidades, pese a los empeños totalitarios de políticuchos de quinta división. Mientras tanto, alguien debería pensar con mesura cómo pagamos ciertos caprichos ideológicos que se nos venden de forma muy teatrera y con cara de intensidad, porque todos tenemos derecho a todo. Y más.

Los demás, en lo que pensaremos será en los sanitarios, en las familias que no han podido despedir a sus seres queridos, en los bancarios que acuden cada día a la oficina, en nuestros niños… 

Se está perdiendo una generación que trabajó para sus padres y después lo ha dado todo por sus hijos. Merecen nuestro homenaje. Como también deberían tenerlo, por cierto, millones de niños que nos están dando esa lección inolvidable y que también marcará sus vidas.

Han demostrado que son más fuertes que nosotros…

Ya me entienden.

Más artículos de Chemartaco.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.