Jesus was only a son, una balada que trasciende como obra de arte

Marcos Ruiz es un tipo sencillo, que a la legua se distingue como esas personas de las que piensas: estoy convencido que es buena gente. Lo es. A la petición de escribir en este blog acerca de su ídolo, Bruce Sprinsgteen, tardó en contestar unas horas… Hace unos años habría tardado segundos. Esto tiene explicación… Lo hizo en positivo, claro.

El presupuesto del blog no da para mucho, pero comprometidas han quedado unas cervezas.

Lo cierto es que con esta respuesta, me acabé de convencer: «Ten en cuenta que me he criado en una sala de fiestas, rodeado de vinilos», me dijo. Eso sí es una infancia para recordar.

Había acertado pidiendo unas líneas a este compañero de carrera en los años en la Pontificia.

A Marcos, todo amante de la música del Boss le pone cara. Es probablemente el mayor experto en España del músico de Nueva Jersey. Con él ha coincidido, y a él le ha seguido en múltiples giras.

Concierto del Boss en Estados Unidos

Tuvo la duda de escribir sobre clásicos como The River, Dancing in the dark o Born to run… pero se lanzó a tratar otro tema menos popular, que además casa muy bien con estos días de Semana Santa, Jesus was only a son.

Muchísimas gracias por tus palabras Marcos, y ¡enhorabuena!.. Si leéis el artículo, os enteraréis por qué.

Marcos Ruiz, en un concierto del Boss

Ahí va su colaboración:

Esta canción de Bruce Springsteen es canción sencilla, misteriosa y mágica. Y que menos cuando el personaje de la canción es Jesús de Nazaret. Sin contar los infinitos crucifijos de las iglesias y catedrales, la Historia del Arte dispone de numerosas obras maestras con Jesús como personaje principal. La última Cena de Leonardo Da Vinci o La Piedad de Miguel Ángel son dos claros ejemplos de la popularidad de esta temática en la pintura y la escultura, respectivamente.

Piedad de Miguel Ángel

Y aunque Jesús ha estado presente también en el arte musical, no ha sido muy usual en la música moderna del género rock. A excepción de la majestuosa ópera rock Jesucristo Superstar. A pesar de ello, la originalidad de esta hermosa canción no radica en centrarse en Jesús como una divinidad. Sino que destaca por su perspectiva humana y terrenal enfocada en la relación como hijo ante su madre María.

Bruce Springsteen tuvo una relación de amor-odio hacia la religión católica desde que era niño. Parte de su infancia transcurrió en la casa de sus abuelos, a pocos metros de la iglesia católica. De hecho, uno de sus entretenimientos era observar las bodas y funerales de los habitantes de Freehold.

Parte del equipo

Según cuenta el propio Bruce Springsteen en su biografía oficial, muchos de sus miedos y temores comenzaron en el colegio católico de Santa Rosa de Lima. Allí se sintió incomprendido por las monjas. «Con los años, como alumno de Santa Rosa, llegué a sentir la fatiga emocional y corporal del catolicismo», escribe Springsteen.

St Rosa of Lime School

 

«El día de mi graduación del octavo curso, salí de todo aquello, harto, diciéndome a mí mismo “Nunca más” -añade-. Era libre, por fin libre… Y me lo creí… durante bastante tiempo. Sin embargo, conforme me hacía mayor, fui detectando ciertas cosas en mi forma de pensar, reaccionar y comportarme. Y llegué a entender, con perplejidad y tristeza, que un católico lo es para siempre. Y  dejé de engañarme. No soy un practicante asiduo de mi religión, pero sé que en algún lugar, muy adentro… sigo formando parte del equipo».

La fe en su música

Muchas de sus canciones son un reflejo de esta educación católica. En sus letras se habla de la esperanza, la redención, el pecado, la salvación y ante todo la fe. Una palabra ésta que se repite constantemente a lo largo de toda su carrera. «Creo en el amor que me diste, creo en la fe que puede salvarme, creo en la esperanza y rezo para que un día pueda alzarme sobre estas malas tierras», escribe en Badlands, en 1978.

caratula de badlands

«Hace falta un salto de fe para que las cosas vayan […] Tú eras el mar rojo y yo era Moisés. Te besé y caí en un lecho de rosas. Las aguas se separaron y entró el amor. Yo era el hijo de Jesús santificado», agrega en Leap of faith, en 1992. 

«Que tu fuerza nos dé fuerza, que tu fe nos dé fe, que tu esperanza nos dé esperanza, que tu amor nos dé amor», apunta en Into the Fire, en 2002.

La canción

Jesus Was An Only Son es una balada bella y dulce que te transporta en un viaje mágico espacio temporal dos mil años al pasado. A la antigua Galilea. Su sencilla melodía se apoya en una lírica misteriosa escrita a modo de revelación por su imaginación, y no en base a los Evangelios. «Estaba pensando en Jesús como el hijo de alguien y en María como la madre. Creo que  ocurre algo sorprendente cuando convertimos las cosas en iconos: de alguna manera los hacemos estallar y los rebajamos. Y, al mismo tiempo, nos olvidamos del lado humano».

Interior del disco Devils&Dust

Bruce interpretó esta canción en todos sus conciertos de la gira en solitario de 2005. Lo hizo acompañado de su piano e intercalando cada estrofa con breves sermones sobre su paternidad. Sobre el destino. Explicaba cómo la Virgen María tuvo que aceptar el dolor de perder a su hijo crucificado.

«Al componer mi último disco escribí bastante sobre el tema de los padres y los hijos y mi mente divagó hasta Jesús y pensé en él como hijo de alguien, y en el destino que… en que todos estamos atrapados por el destino de nuestros propios hijos (…) Cuando tienes hijos te das cuenta… un sentimiento en el estómago te dice que no se puede hacer nada para mantenerlos a salvo, que su destino será tu destino».

La evangelización del Boss

Cuando recuerdo con nostalgia aquellos conciertos siempre me viene a la mente esta canción de forma especial, tenía una emotividad que me hacía creer que el propio Jesucristo le había encomendado escribirla para que la predicara cantando.

Recientemente he sido padre primerizo y puedo constatar que los sentimientos protectores de los padres son como refleja Bruce en la canción, donde María reza por la seguridad de su hijo.

«Mi idea fue la de intentar ver a Jesús como un hijo… el niño de cualquiera de nosotros. Porque creo que cualquier idea de divinidad que defendamos reside en el centro de nuestra humanidad. Y cuando dejamos de lado nuestra compasión, dejamos atrás cualquier pequeña reivindicación que podamos hacer respecto a lo divino».

En aquellas interpretaciones había partes graciosas en sus sermones como cuando Bruce reflexiona sobre qué habría sucedido si Jesús se hubiese casado y hubiera vivido lo suficiente como para tener una familia («El rezó por la vida que nunca viviría»).

Cuando alguien muere no sólo se va lo que es, sino todo lo que podía haber llegado a ser.

Homenaje al Pescaíto

Escribiendo este artículo no puedo dejar de pensar en el pequeño Gabriel Cruz El pescaíto, el niño de 8 años asesinado el pasado 27 de febrero de 2018 en Níjar, en la provincia de Almería. El carácter universal de esta canción se puede trasladar perfectamente a modo de reflexión de Jesús a Gabriel del mismo modo que el sentimiento protector de una madre, el dolor de la pérdida y la verdad del destino propio de cada uno. Y por ello mi mente imagina todo lo que Gabriel hubiera podido llegar a ser.

JESUS ERA HIJO ÚNICO

Jesús era hijo único Cuando subía al Calvario

Su madre  María  caminando  a  su  lado

En el camino donde se derramo su sangre

Jesús era hijo único

En las colinas de Nazaret

Cuando yacía, leyendo los salmos de David

A los pies de su madre.

 

Su madre rezaba duerme mi niño, duerme bien

Porque yo estaré a tu lado

Para que ninguna sombra, ni oscuridad, ni tañido de campana,

Interrumpan tu sueño esta noche

 

En el jardín de Getsemaní

Oró por la vida que ya nunca viviría

Pidió a su madre en los cielos

Que apartase el cáliz de la muerte de sus labios

 

Esa es una pérdida que nunca se puede recuperar

Un destino que nunca se podrá alcanzar

Una luz que nunca encontrarás en ningún otro rostro

Un océano que nunca se puede atravesar

 

Jesús besa las manos de su madre

Susurra «Madre, seca tus lágrimas

Recuerda que el alma del universo

Deseo un mundo y se hizo realidad»

Marcos Ruiz

FICHA

Grupo: Bruce Springsteen

Disco: Devils & Dust

Música y Letra: Bruce Springsteen

Productor: Brendan O’Brien

Duración: 2:49

Posición en el disco: 8

Lanzamiento: 26 de abril de 2005

Discográfica: Columbia Records

Botón de Dale al play Botón de All Music Botón de letra Botón de vídeo

Si te ha gustado este artículo, por favor, ¡¡¡HAZME UN COMENTARIO!!!

A %d blogueros les gusta esto: