Qué alegría ir de cañas

Qué alegría ir de cañas

Me encanta ir de cañas. Sola (a ver, con moderación), con las amigas, con el marido/novio/amigo…

Ésta es mi segunda sobre ir de cañas. Sobre cervezas… Vaya por delante que, de verdad, no soy una alcohólica.

De hecho, detesto a toda esa gente que, en sus perfiles en las redes sociales, aparece con un vaso en la mano. Es decir, un vaso con una copa o una cerveza.

Pero, lo cierto es que me encanta ir de cañas. Con los amigos, con la familia, con quien haga falta.

Y si es en mi ciudad, todavía más.

Las cañas son cultura, son acompañamiento, son conversación.

Y ya digo: si es en mi ciudad, que realmente sí es la del pincho, no esas que cada año dicen que lo son, pues mejor que mejor.

Podéis leer más reflexiones aquí.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar menú